viernes, 27 de mayo de 2011

Lo que importa #acampadasol #spanishrevolution #bcnsinmiedo

Al parecer hay gente que viene de un país donde el fútbol importa más que la dignidad de la vida de sus ciudadanos. Estos extraños visitantes han decidido esta mañana liarse a golpes con los habitantes de nuestro país, esos que están dando una lección de orgullo al mundo demostrando que la dignidad de los ciudadanos españoles está por encima de cualquier cosa. Los invasores han hecho de todo:


Su excusa ha sido las condiciones higiénicas de la Plaza. Como hasta los medios más conservadores les han podido hacer ver, la excusa esta vez no les ha funcionado. Los ciudadanos españoles están hartos, entre otras cosas, del ejercicio del poder a través de la mentira. Y cuando se emplea la violencia de esta forma, nadie se va a quedar tranquilo en su casa dejando que le insulten a la cara de esa manera, y viendo sus derechos de ciudadano violados en un congénere.

Yo puedo hablar por Madrid, por la acampada de Sol, donde he visto una preocupación absoluta de los manifestantes por mantener no solo el orden dentro de la protesta, sino también unas escrupulosas medidas de sanidad (en los puestos de comida llevan guantes, medidas que para sí quisieran muchos clientes de bares de esos con barras de aluminio).

Como ya sabía, por haberlo hablado con ellos, los servicios de limpieza de Madrid están de acuerdo en que esas medidas de sanidad que se están tomando son impecables. Y por si faltaba algo más, en la propia tomalaplaza.net podemos encontrar el vídeo de la visita de los inspectores de sanidad al campamento (incluyendo las opiniones que se temen que la manipulación venga de cualquier sitio):



Otra que parece haber aterrizado desde otro planeta, Esperanza Aguirre, está pidiendo que se desaloje Sol. Como todos sabemos, ella no es el policía que tendría o bien que jugarse el tipo o bien traicionar sus principios morales solo para generar un conflicto donde no lo hay (palabras de la Policía). Si lo que le preocupa es el asunto de la sanidad en Madrid, que se dé una vuelta por mi barrio, por los bajos de AZCA, donde discotecas como la NUIT vomitan a sus clientes a la calle cada noche y nadie se preocupa de si los vecinos podemos dormir o no, o de si nuestros soportales huelen a meados, ni de nada. Porque los adocenados borrachos les vienen estupendamente. Y supongo que muchos serán los que les han votado a ellos. O al menos a Sol no han ido, ya que en estas dos últimas semanas su tónica de botellón y meado en la calle ha seguido como en los últimos años.

PS: Con este último párrafo quiero también compartir un pensamiento sobre los comerciantes que explotan sus negocios en el área de Sol. Los medios les equiparan en sus titulares a los protestantes. Supongo que no tengo que recordar que por número (infinítamente superior, ¿un 1000% más de personas afectadas?) y por extensión del problema (no es un foco concreto, sino algo que nos atañe a nivel nacional) las protestas de Sol están más que legitimadas para tener lugar, mientras que el argumento esgrimido por los comerciantes no deja de nacer del egoísmo, y que se trata de un problema menor y coyuntural que si saben llevarlo desde la comprensión y la buena fe les va a ser recompensado más que con creces (la gente en apuros es más agradecida que los políticos a los que ellos están recurriendo). Y otro pensamiento divertido: los que están protestando de los comerciantes son las pymes. Las grandes corporaciones y franquicias (mayoritarias entre los comercios que explotan el filón turístico de Sol) se están escudando en sus primos los pequeñitos, a quienes están mandando a partirse la cara por ellos. A ellos debe de ser que no les afecta, que ya tienen otras fuentes de ingresos. Conocerán a más gente agradecida.

martes, 24 de mayo de 2011

Everybody expected the #spanishrevolution

Lo pongo al principio del post no vaya a ser que en ese ratillo alguien avispado llegue y me quite la primicia: detrás de la #spanishrevolution ha estado desde siempre la Hermandad Pitagórica. Mi argumento: Las pruebas están ahí y el que no quiera verlo es que chupa estuco.

No voy a hablar de ella como si hubiera muerto, pero sí como si ya se hubiera producido. Porque lo ha hecho. Ahora bien, ante un evento de transcendencia (el grado ya se lo pondremos más tarde) y que está sucediendo ahora mismo, en lugar de intentos de análisis que abarquen las muy diferentes causas y medios por los que todo esto ha llegado a suceder, aunque alguno hay, lo único que te encuentras son iluminados de cualquier signo que no solo lo comprenden y ya saben cuál va a ser el resultado -para ellos, evidentemente, sí-, sino que además se atreven a soltarlo en público. Digo iluminados porque lo es tanto quien diga que fue el PP para acabar con el PSOE, como a la inversa, como IU, como UPyD o cualquier otro partido... O quien diga que se trata de la rebelión que a Gramsci se la hubiera puesto dura; o que son rothschild, el partido humanista, los illuminati, los masones, los rosacruces, mendigos, etarras, benedictinos, carlistas, no sé, elige tu grupo target favorito y ponlo aquí y además dí que lo sabías desde hacía tiempo pero claro, que como nadie te hace caso, para qué ibas a haber avisado. Si de verdad tengo que elegir a alguien que hubiese podido pensar en todo esto, solo se me ocurriría Anonymous, porque no es nadie ni piensa. En serio, tiene la magia de ese trolleo de un niño de catorce años que te hace volver a creer en la humanidad. Y no pienso parar hasta demostrarlo :P



sábado, 21 de mayo de 2011

Reflexión de la jornada #reflexion #perosasol

Cuando alguien diga "No era esto, no era esto" habrá que recordarle que nadie sabía lo que iba a ser, que lo estamos inventando sobre la marcha.

No puedo decir que tenga una comprensión absoluta de cómo funciona lo que está pasando, dudo mucho que nadie la tenga (los sociólogos están anonadados), pero probablemente entre todos podamos definirlo mejor.

En primer lugar, tenemos los principios básicos con los que todos estamos de acuerdo:
No a la corrupción, no al sistema bipartidista que la sostiene, necesidad de una reforma electoral para corregir eso y necesidad de regulaciones al sistema financiero para garantizar que los derechos de los ciudadanos no se anteponen a sus intereses.

Ese núcleo tan genérico y al que cualquiera se puede adherir, es el que mantiene (y mantendrá) esto vivo.

Pero la volatilidad de la estructura social que se genera en torno a eso tiene varias características que, si los españoles somos inteligentes (eso ya lo hemos demostrado) y sabemos lidiar con ello, pueden jugar a nuestro favor.

En primer lugar, aunque sea imposible pulsar la realidad porque no hay un censo de quién ha pasado por Sol, la simplificación mediática del asunto da una imagen como de que es algo "de izquierdas". Esa imagen también la tienen muchos de los que están en Sol. Es natural porque se reproducen las herramientas de trabajo (asambleas, comisiones) que los movimientos de izquierdas conocen bien y porque, hasta que se invente algo mejor, es el sistema más democrático posible (recordemos que para participar de estas asambleas, comisiones, o labores organizativas no hace falta ser NADA, simplemente vas y participas). Yo no he pertenecido nunca a ninguna asociación o grupo (alguna cultural en tiempos) y no tengo esa "cultura asamblearia" que algunos compañeros han mamado. Simplemente, venciendo mis reticencias, he asumido los valores que representan y he participado de ellas. Como alguna gente mucho más conservadora que yo. Pero también es cierto que no son los más, vamos a intentar analizar todas las posibles causas que puedan apartar, como individuos, a los más conservadores del núcleo central de la organización: aunque estén de acuerdo, han preferido no presentarse allí físicamente (aunque también pueden mandar propuestas por mail); aunque estén de acuerdo y hayan acudido allí, han encontrado un ambiente que les es hostil, por lo desconocido y por los prejuicios (aunque la mayoría de la gente se está deshaciendo de muchos prejuicios allí); aunque estén de acuerdo, hayan acudido y hayan participado, es posible que hayan hecho propuestas que no hayan sido secundadas mayoritariamente. O que hayan hecho propuestas que la gente asocia erróneamente con la izquierda cuando son cosas que los conservadores también pueden asumir como propias de sus valores. Mejor dicho, que hay muchas propuestas en las asambleas que uno no sabría decir si son progresistas o conservadoras, porque son OTRA COSA (ejemplos: desarrollo sostenible, protección patrimonio histórico, transparencia en la gestión económica). Esos temas son transversales, y el pensamiento que se está produciendo a raíz del 15 M es transversal. Se ha trascendido a esa dicotomía endiablada, y cuanto más sigamos por ahí, mejor.

En segundo lugar, que es inherente a nuestra especie el tender a solidificar esa estructura. Como todos sabéis, en menos de dos días se está desarrollando un nivel de organización increíble nacido desde cero. Entre la experiencia previa o la formación de muchos de los participantes, la buena voluntad de todos aquellos que se presentan voluntarios para realizar tareas y la actitud incluyente de la mayoría de los protestantes en general, se está llevando a cabo una demostración de civismo, habilidad de respuesta ante los obstáculos y de capacidad de trabajo en equipo que no tiene precedentes. Se criticaba en los primeros días esa volatilidad, y ahora se critica la capacidad cohesionadora. Ladran, luego cabalgamos. Respecto a la capacidad de dotarse de coherencia, hay algunos aspectos que no suelen subrayar mucho los medios en su reflejo, por ejemplo. Dado que no hay un corpus inicial de medidas a tomar, todo surge "sobre la marcha", es decir, que basta con que alguien de los miles de personas que está allí tenga una idea. En Sol se miman las ideas: se analizan desde el punto de vista jurídico, se elaboran en forma de discurso para la comunicación, y se ejecutan, según su naturaleza, desde infraestructuras, acción, respeto, o la comisión "competente". La imaginación está en el poder. Como pasa en todas las sociedades, esto puede tener sus defectos. Cojamos un ejemplo sensible. Si alguien tiene una idea X y por ejemplo desde el punto de vista legal no sería conveniente ejecutarla, el sentido común de quién ha tenido esa idea acatará el consejo dado por quienes están preparados para preocuparse de ese aspecto, sin tomárselo como algo personal. Esa actitud muchos ya la tenían, pero otros muchos no la han visto en la vida y estamos aprendiendo a expandirla.

Y por último, la unicidad. Retomo esa descripción de estructura social volátil para defenderla. Ya he dicho que entenderé la formación de estructuras más estables que nacerán de este movimiento. Puedo añadir que en aras de un aprovechamiento práctico de todo esto, así debería de ser (nuevos grupos, asociaciones y redes que surgirán con cosas en común y con disensos). Pero creo que entre todos aquellos a los que nos gusta lo que está pasando (ojo, no he dicho ni siquiera que participemos activamente) debemos de repartirnos la responsabilidad de que estos valores comunes y transversales se difundan en la medida de lo posible. Debemos asumir nuestro papel de intentar explicar, según entendamos, los aspectos con los que sintonicemos dentro del movimiento; que aclaremos que apoyarlo no significa suscribir ningún "paquete" de ideas, que cada una de ellas las apoyaremos individualmente según nuestro buen criterio y parecer; y que a gentes de ideologías distantes o contrarias, se les explicará desde el entendimiento y la argumentación qué estamos haciendo bien (o qué creemos que estamos haciendo bien) así como por qué somos críticos con lo que lo somos. Así creceremos (en cantidad y en calidad). Ese intercambio es la democracia real, y es necesario y fundamental para que esto siga funcionando y llegue a algo.

Esa quiero que sea mi pequeña aportación por hoy. Y para predicar con el ejemplo, me encantaría que esos debates propuestos lleguen a existir, porque uno solo no puede identificar todos los aspectos del fenómeno sobre los que tenemos que reflexionar ni, evidentemente, encontrar una respuesta corresta a cada incógnita.

viernes, 20 de mayo de 2011

Lo que hemos aprendido. #estoesreflexion #spanishrevolution #acampadasol

Ya no es necesario decir "La imaginación al poder". La imaginación ya está en el poder. Al menos en el emanado de los ciudadanos. Un movimiento sin una bandera, sin un líder, sin un lema, pero con unos objetivos y unas razones muy claras y compartidas por la gran mayoría de los españoles, incluso los militantes de los partidos a los que la protesta se dirige principalmente. Eso es algo que por mucho que mientan, manipulen o tergiversen no van a poder parar: la idea está en la calle y cada uno está haciendo crítica de lo suyo.

El primer día al ser pocos la estrategia de siempre les funcionó y los infiltrados consiguieron su objetivo de crear disturbios que pudieran deslegitimarnos. El precio es que tuvieron que hacer cosas que les deslegitiman a ellos. Si esa foto no existiera, no cabría la duda de cuáles hechos fueron instigados por los ciudadanos y cuáles por ellos:


Pero eso ya no va a funcionar. Al día siguiente el propio movimiento compartió la idea clara de que la violencia no arreglaba nada, y quienes otras veces hayan podido ser violentos (en acto o palabra) no lo van a volver a hacer, bien, hemos aprendido.

Y eso ha sido gracias a la inteligencia que hemos demostrado colectivamente, adaptándonos a las normas básicas de convivencia, reflotando la buena educación, la cordialidad y el buen trato entre unos y otros. Esta noche la he pasado con gente de ideología tan parecida y tan distinta a la mía, que estábamos completamente de acuerdo. Es inevitable que en una sociedad compleja haya diversidad de pareceres, pero ya no podrán volver a enfrentarnos por ello. Somos capaces de discutir de política dando argumentos, defendiendo nuestras posturas y entendiendo las de los demás. Eso lo necesitábamos y no se va a perder por mucho que se intenten reavivar las llamas del odio entre unos y otros, creo que todos nos hemos dado cuenta de que nos va mejor llevándonos bien. Y eso lo hemos hecho esquivando los intentos de apropiación o ataque desde todo el arco político, nadie ha conseguido engañarnos a ninguno.

Esta noche se va a demostrar que la suma de inteligencias empeñadas en hacer las cosas bien, en hacer algo bueno y en no dar motivos para desvirtuar lo que hacemos, es mucha inteligencia. Si el Ministerio de Interior quiere actuar con tal atributo, quizá deba escuchar a la calle y darse cuenta de que seguimos sin haber entrado en su juego, que las razones que ilegalizarían nuestra protesta (aunque seguiría siendo legítima) no entran en nuestro discurso. Y tendremos las ideas necesarias para sortear las barreras, y la inteligencia suficiente como para llevarlas a cabo.

Nuestra fuerza está en que vamos a ser más, nuestras intenciones son mejores y vamos a ser mucho más listos que quien nos quiera torpedear.



Creo que esto es importante: Junta Electoral Central #spanishrevolution #acampadasol #notenemosmiedo

La portada de El País de hoy

Los jueces encausan a Camps y la Junta Electoral Central prohibe la concentración del sábado. Este fin de semana la información en los medios se centrará en lo de Camps y dejará a un lado lo que pase con las protestas. La atención de la gente que no está en las protestas se apartará de las protestas. La prohibición de la Junta fuerza la intervención para desalojar los protestantes. Por lo tanto, es necesario buscar dos tipos de ideas. El primero es "¿Cuál es el máximo márgen legal de actuación que tenemos para el sábado para que se puedan sumar todos aquellos que no estén dispuestos a incurrir en ilegalidad?", porque si se puede convertir la concentración en una presencia ciudadana sin consignas y sumar a padres, madres, vecinos y amigos, la protesta se seguiría dando y sería todo un exitazo. Y el segundo es que será necesario que todos mantengamos el tema vivo en nuestro entorno, no para "convencer", sino informando correctamente sobre lo que es y atendiendo a los puntos en comùn que las causas de la protesta tienen con los intereses de cualquiera de las personas que haya en nuestro entorno, por muchas diferencias ideológicas que haya con ellas.

jueves, 19 de mayo de 2011

Lecciones de manipulación. #spanishrevolution #acampadasol #notenemosmiedo

En estos días cada vez más gente se da cuenta de que lo que sucede o supone la realidad no tiene nada que ver con el relato que se recibe a través de los medios. Sí, es algo antiguo, pero ahora, con aquello de las prisas, se vuelven más torpes, y se les nota más, con lo que es más fácil que más gente se dé cuenta. ¿Hemos de cabrearnos por ello? Sinceramente, tenemos mejores cosas que hacer (salvo cuando se trate de calumnias e injurias, claro, pero eso ya son delitos).

Creo que lo mejor será tomárselo con sentido del humor, y podemos aprender a componer la realidad a gusto de todos, como hacen por ejemplo en Intereconomía con sus consumidores:

Para los que hacen juegos de palabras:


Para los que tienen Facebook:


Para los sensibles:


Para los que no reconocerían un cambio social aunque les estuviese mordiendo la pierna:


Para los nostálgicos:


Para los fieles:


Para los que ya sabían que algo olía raro aquí:


Para los que se preguntaban qué habría sido de ellas:


Para los que vienen rebotados de Canal Sur:


Para los que ya están viendo los beneficios de esta desestabilización del orden:


Para los otros nostálgicos (los que saben menos de Historia):


Para los que CONOCEN la VERDAD:


Para los que disfrutan de las cosas buenas del sistema que tenemos:


Para los que de sí que sabemos de qué va el ajo y cómo se cuece la moviduqui:


Para los que solo ven a orcos en las calles:


Para los intelectuales:


Para los que conozcan la zona:


Y por último, pero no menos importante, para los que se estén preguntando por qué esa pose tan extraña en alguien que está contando verdades como puños:




Los unos. #spanishrevolution #acampadasol #notenemosmiedo

Debe de ser muy difícil entender lo que está pasando, porque nadie lo ha conseguido.

Yo tampoco termino de entender cómo, ante un sentimiento (la certeza de que el sistema no está funcionando como debería, que hay que tener leyes electorales más justas y leyes más duras y más vigilantes contra la corrupción) que todos compartimos y que por fin manifestamos, después de lo que nos ha costado, todavía seamos capaces de recelar así de nuestra propia necesidad.

Los unos están completamente de acuerdo. Pero claro, no se van a adherir porque "es que esto lo han organizado los grupos antisistema y lo que quieren es utilizarnos a los ciudadanos de bien para legitimarse". Aún así, están completamente de acuerdo con lo básico.

Los unos están completamente de acuerdo. Pero claro, no se van a adherir porque "es que esto favorecerá al PP que desbancará del poder al PSOE donde gobierne, pero por culpa de esta manipulación, no porque lo hayan hecho mal ellos". Aún así, están completamente de acuerdo con lo básico.

Los unos están completamente de acuerdo. Pero claro, no se van a adherir porque "es que esto lo ha montado Rubalcaba para desbancar al PP donde gobierne, pero por culpa de esta manipulación, no porque lo hayan hecho mal ellos". Aún así, están completamente de acuerdo con lo básico.

Los unos están completamente de acuerdo. Pero claro, no se van a adherir porque "es que esto lo quieren los sistémicos porque así iremos a votar, aunque votaremos a terceros, o cuartos, o quintos partidos que estorben las componendas bipartidistas o que incluso puedan llegar a reformar el sistema electoral, pero lo que de verdad les jode es la abstención". Aún así, están completamente de acuerdo.

Podría seguir poniendo ejemplos de sectores que están completamente de acuerdo pero que no se adhieren "porqe..." y seguir escribiendo entre comillas las mentiras, falacias y prejuicios en los que todos se escudan para no aceptar que, de todo esto, en el fondo hay algo que les gusta.

Y son todos los unos porque hasta el momento, a nadie le interesa hablar de los otros. Los otros somos los mismos, claro. Pero somos los que hemos podido ver más allá de esos prejuicios, falacias y mentiras y liándonos la manta a la cabeza hemos decidido que, en lo importante, estamos completamente de acuerdo. Y que aunque todas y cada una de las mentiras, falacias y prejuicios sean verdad (me temo que son todas o ninguna), nos va a dar igual y que la regeneración de unos valores democráticos en este país la vamos a conseguir sí o sí.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Quiero ser uno más. #acampadasol #spanishrevolution #nonosvamos #nolesvotes

Pequeña lección de matemáticas: si sumas un millón de unidades, el resultado es un millón. Si los miles de personas que en los últimos días han manifestado su descontento con la situación política tuvieran que ponerse de acuerdo entre pizza o kebab, los debates serían eternos y las escisiones inmediatas. La parte buena es que los miles de personas que en los últimos días (o años) hemos manifestado nuestro descontento no tenemos que ponernos de acuerdo en nada más: estamos de acuerdo en lo importante, que es que el sistema no funciona, se ha corrompido y tenemos que arreglarlo.

Extender ese mensaje entre todos y cada uno de aquellos a los que podamos llegar, para que en estas elecciones, en las próximas, y en todo el tiempo que haya en medio, la gente tenga en cuenta que debe pensar muy bien a quién está votando y a qué intentan jugar con nuestros votos, debe ser lo mejor que vamos a sacar de este movimiento.

La espontaneidad de la concentración en Sol exige un mínimo nivel de consenso y organización que muchos pudimos ver aparecer en cuestión de horas entre gentes y grupos de muy distinta ideología y proceder. Eso es algo que hay que aplaudir. Y probablemente habrá quien quiera aprovechar (en el buen sentido del término) esa capacidad organizativa para llevar esta protesta más allá, a asociaciones o partidos, y aunque yo no soy de esos, sé que algo así es necesario. Como es necesario que haya gente que sin haber pisado las protestas también funde partidos que se basen en esa idea de necesidad de una regeneración de la democracia. Y que los militantes de los partidos tradicionales sean listos y apliquen en sus organizaciones obsoletas estos nuevos principios. Porque los principios de honestidad, transparencia y representatividad deben ser los que fundamenten esa democracia real que estamos soñando entre todos. Yo quiero que pase eso.

Y también quiero que los miles de personas que somos incapaces de asociarnos, de adherirnos a ningún dogma, que somos tan críticos que damos asco y que ni siquiera sé qué carajo hacemos intentando formar parte de la sociedad, adoptemos esos principios. No se trata de decirnos unos a otros lo que hay que hacer, sino en seguir de acuerdo en que la forma de hacerlo es otra: más limpia, más ética, más reflexiva y más comprometida. Por una vez, y sin que sirva de precedente, creo que estoy pidiendo algo que no es en absoluto utópico. Lo que he visto y lo que he aprendido en estos días, hablando con gente de todas las ideologías, es que todos estamos de acuerdo en eso. Luego habrá tiempo de discutir si es mejor una política más conservadora o más progresista, si precisamente eso es lo que queremos, crear el espacio donde la opinión pública impere y donde la política se base en debate de ideas, no en quién trinca más de quién.

Y como cierre, aunque creo que no hace mucha falta, voy a explicar por qué escribo esto. Quiero ser uno más en ese millón. Quiero que los otros 999.999 usen sus blogs, sus facebooks, sus twitters, sus barras de bar, sus taxis, sus bancos en el parque, sus reuniones familiares, cualquier espacio de comunicación al que se pueda acceder para transmitir a todo el que quiera escuchar la idea que nos mueve a todos: la democracia no está funcionando y es necesario que todos asumamos que tenemos que jugar un papel en ella, que cada uno en consecuencia con sus ideas y sus valores ejerza sus derechos e impida que la situación empeore. Que entre todos ayudemos a los demás a entender que hay que votar, que el voto en blanco favorece a los grandes partidos, y que el único voto útil es el que le damos a un partido que de verdad defienda nuestros intereses y que debemos vigilarles para que no repitan lo mismo que han hecho los grandes partidos (PP, PSOE, y otros cuantos) para cargarse nuestro sistema.

Quiero que los demás quieran una democracia real, como yo.

martes, 17 de mayo de 2011

Yo no sé qué pensar #acampadasol

Yo no sé qué pensar. Nadie puede saber si pensar una cosa es mejor que pensar otra. Pero lo que sí sé es que es imprescindible hacerlo. Cuando un ciudadano cualquiera se haya enterado de la manifestación del pasado domingo o, más difícil, de la acampada que hasta anoche se mantenía en Sol (hay otras, en otras ciudades españolas), lo más probable es que haya pensado que se trataba de algo que no iba con él. Porque se ha dicho de todo: cuatro gatos, jóvenes parásitos, extremistas de izquierda, extremistas de derecha. Nadie se ha atrevido a mirar a la verdad a la cara: esta revolución no tiene etiquetas. Estas protestas han podido ser convocadas por quienes hayan querido. Pero quienes se han sumado, lo han hecho desde cualquier posición personal.

Dile a un español, ya esté parado o en precario -que son las dos únicas opciones hoy en día-, que si no está de acuerdo con que habría que vigilar a los políticos corruptos, si no habría que recortar el despilfarro de dinero público, si no le gustaría que todos tuviésemos casa, trabajo digno y algo de comer cada día. Te dirá que sí. Y luego la mitad te dirá que si eso no es de anarquistas. Y se irá a votar a cualquiera de los dos partidos oligopólicos, PP o PSOE, los culpables de todas esas cosas que tanto les molestan. Si es que va a votar.

Por eso hoy, cuando uno quiere demostrar que es honesto y no le mueve un interés espureo, se define como apolítico. Yo no, yo soy de izquierda, o de extrema izquierda, como quieras llamarlo. Y tengo prejuicios contra la gente de derechas (el primero: que la gente de derechas tiene prejuicios contra la gente de izquierdas). Ese es el primer prejuicio del que me quiero librar. Pero no quiero decirle a nadie a quién debe de votar. Si estoy escribiendo esto es solo para animar a la gente a que abandone estos prejuicios que nos mueven, que nos unamos con nuestros conciudadanos opinen lo que opinen, porque lo que tenemos en común es mucho más: queremos tener una vida digna y que los que nos rodean tengan también una vida digna. El cómo ya lo discutiremos cuando el ejercicio del voto sirva para lo que supuestamente sirve: para resolver los asuntos que nos atañen a todos. Hay que pensar mucho en esos cómos y no dejarnos llevar por dogmatismos, ni unos ni otros, porque lo más probable es que ninguno tengamos la razón al 100%.

Yo no sé qué pensar. No sé qué nos va a sacar de esta. Pero lo que sí sé es que hay que hacerlo. Y que tenemos que hacerlo entre todos, para tener todos los puntos de vista, porque si no seguiríamos persiguiendo soluciones desequilibradas.