viernes, 20 de mayo de 2011

Lo que hemos aprendido. #estoesreflexion #spanishrevolution #acampadasol

Ya no es necesario decir "La imaginación al poder". La imaginación ya está en el poder. Al menos en el emanado de los ciudadanos. Un movimiento sin una bandera, sin un líder, sin un lema, pero con unos objetivos y unas razones muy claras y compartidas por la gran mayoría de los españoles, incluso los militantes de los partidos a los que la protesta se dirige principalmente. Eso es algo que por mucho que mientan, manipulen o tergiversen no van a poder parar: la idea está en la calle y cada uno está haciendo crítica de lo suyo.

El primer día al ser pocos la estrategia de siempre les funcionó y los infiltrados consiguieron su objetivo de crear disturbios que pudieran deslegitimarnos. El precio es que tuvieron que hacer cosas que les deslegitiman a ellos. Si esa foto no existiera, no cabría la duda de cuáles hechos fueron instigados por los ciudadanos y cuáles por ellos:


Pero eso ya no va a funcionar. Al día siguiente el propio movimiento compartió la idea clara de que la violencia no arreglaba nada, y quienes otras veces hayan podido ser violentos (en acto o palabra) no lo van a volver a hacer, bien, hemos aprendido.

Y eso ha sido gracias a la inteligencia que hemos demostrado colectivamente, adaptándonos a las normas básicas de convivencia, reflotando la buena educación, la cordialidad y el buen trato entre unos y otros. Esta noche la he pasado con gente de ideología tan parecida y tan distinta a la mía, que estábamos completamente de acuerdo. Es inevitable que en una sociedad compleja haya diversidad de pareceres, pero ya no podrán volver a enfrentarnos por ello. Somos capaces de discutir de política dando argumentos, defendiendo nuestras posturas y entendiendo las de los demás. Eso lo necesitábamos y no se va a perder por mucho que se intenten reavivar las llamas del odio entre unos y otros, creo que todos nos hemos dado cuenta de que nos va mejor llevándonos bien. Y eso lo hemos hecho esquivando los intentos de apropiación o ataque desde todo el arco político, nadie ha conseguido engañarnos a ninguno.

Esta noche se va a demostrar que la suma de inteligencias empeñadas en hacer las cosas bien, en hacer algo bueno y en no dar motivos para desvirtuar lo que hacemos, es mucha inteligencia. Si el Ministerio de Interior quiere actuar con tal atributo, quizá deba escuchar a la calle y darse cuenta de que seguimos sin haber entrado en su juego, que las razones que ilegalizarían nuestra protesta (aunque seguiría siendo legítima) no entran en nuestro discurso. Y tendremos las ideas necesarias para sortear las barreras, y la inteligencia suficiente como para llevarlas a cabo.

Nuestra fuerza está en que vamos a ser más, nuestras intenciones son mejores y vamos a ser mucho más listos que quien nos quiera torpedear.